Marginalización y el “Founding Statement”

By on April 1, 2011 Comments Off on Marginalización y el “Founding Statement”

La subalternidad es un término y concepto que siempre es muy polémico y presente a lo largo de la Historia de Latinoamérica y todavía es discutida hoy en día. Este concepto está cerca con la palabra marginalidad:
Structures of power that are described in terms of ‘centre’ and ‘margin’ operate, in
reality, in a complex, diffuse and multifaceted way. The marginal therefore indicates a
positionality that is best defined in term of the limitations of a subject’s access to power
(Key Concepts in Post-Colonial Studies 135).
Si una estructura de poder está dividida en grupos clasificados de centro y margen, en tal caso, el marginal se refiere a un posicionamiento que refleja el distanciamiento del margen al centro, o sea se refiere a las limitaciones del acceso al poder. En otras palabras, el marginal tiene acceso restringido al poder. Un punto muy importante para tomar en consideración es aunque existe generalmente una tendencia más fácil e inmediata de suponer que el grupo de personas colonizado y victimizado es el grupo marginalizado y subordinado, hay ocasiones que es ambivalente la cuestión de cuál sector puede ser clasificado como el marginal o el central:
Marginality unintentionally reifies centrality because it is the centre that creates the
condition of marginality. In simple terms we could ask ‘Who are the marginal?,’
‘Marginal to what?’ We might be tempted to reply spontaneously, ‘imperialism
marginalizes, the colonized people are marginalized.’ But they are neither all
marginalized nor always marginal (Key Concepts in Post-Colonial Studies 135 – 136).
En esta cita, la explicación del término marginalización muestra que todos los grupos (el colonizador y el colonizado) no son marginalizados ni siempre son marginales. Así que no se puede concluir que el grupo imperialista marginaliza y que la gente colonizada son marginalizados.
En el artículo de “Founding Statement” de Latin American Sulbatern Studies Group da una explicación sobre el grupo subalterno de Latinoamérica aplicando la teoría de Ranajit Guha. En el comienzo menciona sobre el origen de la teoría y cómo Guha enfoca este concepto concentrando a todos los tipos que pueden ser considerados como subalternos: “in terms of class, caste, age, gender, and office or in any other way” (110). Entiendo el ambicioso proyecto que este artículo propone, aunque no me queda claro la focalización del artículo y los grupos subalternos latinoamericanos que serán estudiados. A través de la definición de la marginalidad explicada anteriormente, creo que el estudio de los grupos subalternos que este artículo trata de enfocar está muy generalizado y no claramente identificado. Por ejemplo, dependiendo de la literatura latinoamericana que analizamos, obviamente el grupo subalterno es aparente y diferente para cada texto. Un ejemplo que la perspectiva de este texto no es siempre considerado, aunque puede ser considerado como un grupo subalterno es el texto colonial los Naufragios de Álvar Nuñez Cabeza de Vaca, el conquistador europeo se coloca como un grupo subalterno en el medio de una población mayor indígena. Así que el género, la raza, la religión, el status, todas estas clasificaciones no son específicamente mencionados cómo y quiénes serán estudiados.

Marginalización y el “Founding Statement”

By on April 1, 2011 Comments Off on Marginalización y el “Founding Statement”

La subalternidad es un término y concepto que siempre es muy polémico y presente a lo largo de la Historia de Latinoamérica y todavía es discutida hoy en día. Este concepto está cerca con la palabra marginalidad:
Structures of power that are described in terms of ‘centre’ and ‘margin’ operate, in
reality, in a complex, diffuse and multifaceted way. The marginal therefore indicates a
positionality that is best defined in term of the limitations of a subject’s access to power
(Key Concepts in Post-Colonial Studies 135).
Si una estructura de poder está dividida en grupos clasificados de centro y margen, en tal caso, el marginal se refiere a un posicionamiento que refleja el distanciamiento del margen al centro, o sea se refiere a las limitaciones del acceso al poder. En otras palabras, el marginal tiene acceso restringido al poder. Un punto muy importante para tomar en consideración es aunque existe generalmente una tendencia más fácil e inmediata de suponer que el grupo de personas colonizado y victimizado es el grupo marginalizado y subordinado, hay ocasiones que es ambivalente la cuestión de cuál sector puede ser clasificado como el marginal o el central:
Marginality unintentionally reifies centrality because it is the centre that creates the
condition of marginality. In simple terms we could ask ‘Who are the marginal?,’
‘Marginal to what?’ We might be tempted to reply spontaneously, ‘imperialism
marginalizes, the colonized people are marginalized.’ But they are neither all
marginalized nor always marginal (Key Concepts in Post-Colonial Studies 135 – 136).
En esta cita, la explicación del término marginalización muestra que todos los grupos (el colonizador y el colonizado) no son marginalizados ni siempre son marginales. Así que no se puede concluir que el grupo imperialista marginaliza y que la gente colonizada son marginalizados.
En el artículo de “Founding Statement” de Latin American Sulbatern Studies Group da una explicación sobre el grupo subalterno de Latinoamérica aplicando la teoría de Ranajit Guha. En el comienzo menciona sobre el origen de la teoría y cómo Guha enfoca este concepto concentrando a todos los tipos que pueden ser considerados como subalternos: “in terms of class, caste, age, gender, and office or in any other way” (110). Entiendo el ambicioso proyecto que este artículo propone, aunque no me queda claro la focalización del artículo y los grupos subalternos latinoamericanos que serán estudiados. A través de la definición de la marginalidad explicada anteriormente, creo que el estudio de los grupos subalternos que este artículo trata de enfocar está muy generalizado y no claramente identificado. Por ejemplo, dependiendo de la literatura latinoamericana que analizamos, obviamente el grupo subalterno es aparente y diferente para cada texto. Un ejemplo que la perspectiva de este texto no es siempre considerado, aunque puede ser considerado como un grupo subalterno es el texto colonial los Naufragios de Álvar Nuñez Cabeza de Vaca, el conquistador europeo se coloca como un grupo subalterno en el medio de una población mayor indígena. Así que el género, la raza, la religión, el status, todas estas clasificaciones no son específicamente mencionados cómo y quiénes serán estudiados.

ser o no ser subalternos, esa es la cuestión

By on March 31, 2011 Comments Off on ser o no ser subalternos, esa es la cuestión

Un día, un grupo de intelectuales decidieron cambiar su objeto de estudio. Después de muchas horas de debate, sudores y hasta lágrimas, pérdidas de cabello, de vista y hasta de silueta, decidieron copiar lo que otros grupos de intelectuales hacía porque no se ponían de acuerdo… Así que con un gran grito de júbilo hicieron público su nuevo objeto de estudio: ¡Vamos a estudiar al subalterno! Pero, ¿eso qué es lo que es? Preguntó la Juana, la camarera estupefacta que servía las cubas a este grupo de concienzudos individuos en el bar donde se reunían durante largas horas de trabajo… Pues, está muy claro, la contestaron: el subalterno eres tú. Pero la Juana no comprendió… y siguió trajinando.
Los profesores volvieron a sus universidades y gracias a las nuevas tecnologías de la información pudieron leer, intercambiar y publicar artículos en un tiempo récord. Pero algo hacía falta… Debían hacer una declaración de intenciones. Y la hicieron: el manifiesto del subalterno, aunque lo publicaron en inglés pues quedaba mejor: “Founding Statement”. Pensaron que, ya que había un manifiesto comunista, uno futurista, uno surrealista, por qué no uno subalterno. Y ahí expusieron todas sus ideas, propósitos, sueños… Todo enredado, no importaba, había que darse prisa. Todo va rápido en estos tiempos postcapitalistas.
Y el manifiesto se publicó. Y tuvieron críticas. Y se pelearon. Y el grupo se disolvió. Fin.
¿Y el subalterno? Sigue preguntando la Juana sin saber todavía qué es… ¿Dónde quedó?

si el subalterno hablara! (pero no lo dejan -o no le entienden)

By on March 31, 2011 Comments Off on si el subalterno hablara! (pero no lo dejan -o no le entienden)

Con toda la tradición de conspiraciones que las elites políticas maquinaron no resulta raro que hoy cualquier sugerencia de movilización campesina o de insurgencia de cualquier tipo no deja de tener ciertas dudas sobre quién está detrás de dichas insurrecciones. Esta lógica de la desconfianza en la capacidad de reacción y por ende, de recuperación de la conciencia (la expresión misma de “recuperación” como si el subalterno nunca la hubiese tenido) del subalterno evidencia el grado de permeabilidad en la estructura social de la “prosa de contrainsurgencia”. Se da por hecho de que la insurgencia siempre está influida y manipulada por la clase dominante, con lo cual me encuentro completamente en desacuerdo y me alineo con el grupo de estudios subalternos latinoamericanos cuando sostienen que el subalterno “no es pasivo” y que no necesariamente tiene que ser movilizado “desde arriba”. Viniendo de una región donde los levantamientos insurreccionales estaban la orden del ida, pude atestiguar en múltiples ocasiones como los campesinos se levantaban en contra del estado opresor.
Como lo sugiere el texto, los dos más grandes ejemplos del encuentro del subalterno con su conciencia, la Revolución Mexicana y la Cubana, son los modelos que ejemplifican el alcance de las elites y la continua resubalternizacion que ha afectado la historia político-social de los pueblos americanos. La ruptura propuesta por los grupos que se mencionan en el texto del grupo son una utopía que se renueva igualmente y que dejaría el espacio abierto para teorizar sobre el paralelismo entre ruptura y resubalternizacion. Me parece que pretender abrir brechas por las cuales el subalterno sea protagonista equivale a querer acabar con el consumismo sustituir al capitalismo por el otro sistema que igual no ha mostrado ser ideal.  De igual forma se está sugiriendo que el subalterno se enmarque dentro de una categoría que de nuevo lo encasilla y acorrala. Sería más apropiado abrir espacios de expresión y, no solo proveerle al subalterno de los medios de expresión y desmarcarlo de la categoría de objeto de estudio. Al ponerle bajo el microscopio, nos estamos distanciando de una categoría que no deja de ser una ficción pues, quien de nosotros se considera de elite? O quien se puede considerar subalterno? No pertenecemos a una clase subalterna dentro de la elite educada? No es esta la resubalternizacion que va paralela a la ruptura? Es el deseo de conocimiento lo que nos tiene estudiándonos a nosotros mismos o el afán por desmarcarnos de la categoría(a la que quisiéramos negar) que nos mueve a escalar dentro de la estructura académica elitista? Desafortunadamente el potencial humano a que el grupo latinoamericano alude no tiene cabida, al  menos no aun, dentro del sistema político y académico –que no son dos cosas puestas- de la nación pues están enmarcados en estructuras tradicionales aunque se proclame a gritos una nueva diversidad o pluralidad en los recintos y teatros democráticos.  

si el subalterno hablara! (pero no lo dejan -o no le entienden)

By on March 31, 2011 Comments Off on si el subalterno hablara! (pero no lo dejan -o no le entienden)

Con toda la tradición de conspiraciones que las elites políticas maquinaron no resulta raro que hoy cualquier sugerencia de movilización campesina o de insurgencia de cualquier tipo no deja de tener ciertas dudas sobre quién está detrás de dichas insurrecciones. Esta lógica de la desconfianza en la capacidad de reacción y por ende, de recuperación de la conciencia (la expresión misma de “recuperación” como si el subalterno nunca la hubiese tenido) del subalterno evidencia el grado de permeabilidad en la estructura social de la “prosa de contrainsurgencia”. Se da por hecho de que la insurgencia siempre está influida y manipulada por la clase dominante, con lo cual me encuentro completamente en desacuerdo y me alineo con el grupo de estudios subalternos latinoamericanos cuando sostienen que el subalterno “no es pasivo” y que no necesariamente tiene que ser movilizado “desde arriba”. Viniendo de una región donde los levantamientos insurreccionales estaban la orden del ida, pude atestiguar en múltiples ocasiones como los campesinos se levantaban en contra del estado opresor.
Como lo sugiere el texto, los dos más grandes ejemplos del encuentro del subalterno con su conciencia, la Revolución Mexicana y la Cubana, son los modelos que ejemplifican el alcance de las elites y la continua resubalternizacion que ha afectado la historia político-social de los pueblos americanos. La ruptura propuesta por los grupos que se mencionan en el texto del grupo son una utopía que se renueva igualmente y que dejaría el espacio abierto para teorizar sobre el paralelismo entre ruptura y resubalternizacion. Me parece que pretender abrir brechas por las cuales el subalterno sea protagonista equivale a querer acabar con el consumismo sustituir al capitalismo por el otro sistema que igual no ha mostrado ser ideal.  De igual forma se está sugiriendo que el subalterno se enmarque dentro de una categoría que de nuevo lo encasilla y acorrala. Sería más apropiado abrir espacios de expresión y, no solo proveerle al subalterno de los medios de expresión y desmarcarlo de la categoría de objeto de estudio. Al ponerle bajo el microscopio, nos estamos distanciando de una categoría que no deja de ser una ficción pues, quien de nosotros se considera de elite? O quien se puede considerar subalterno? No pertenecemos a una clase subalterna dentro de la elite educada? No es esta la resubalternizacion que va paralela a la ruptura? Es el deseo de conocimiento lo que nos tiene estudiándonos a nosotros mismos o el afán por desmarcarnos de la categoría(a la que quisiéramos negar) que nos mueve a escalar dentro de la estructura académica elitista? Desafortunadamente el potencial humano a que el grupo latinoamericano alude no tiene cabida, al  menos no aun, dentro del sistema político y académico –que no son dos cosas puestas- de la nación pues están enmarcados en estructuras tradicionales aunque se proclame a gritos una nueva diversidad o pluralidad en los recintos y teatros democráticos.  

who represents whom

By on March 31, 2011 Comments Off on who represents whom

 Spivak pregunta can the subaltern speak? ¿No sería buena idea que fuera el que siempre ha permanecido silenciado el que debería de tener la oportunidad de convertirse en sujeto con agencia y no seguir siendo el texto a analizar del académico? Es interesante ver cómo este último parece haber desarrollado una especie de fetichismo por el 'subalterno,' quien incluso se toma fotos junto con su “texto” de análisis para ponerlo en su página web. Foucault y Guha al igual que Spivak critican a las ciencias sociales por obstinarse en clasificar basándose en coneptualizaciones elitistas que se derivan de una ideología hegemónica. Ya decia Foucualt que no se trata de continuar con la polarización, es decir, de mostrar lo que está bien versus lo que está mal, sino de resaltar los atributos que muestre una especie de “anormalidad”. Esta anormalidad facilita la exclusión de lo que no cumple con la norma. Foucault, Guha, Spivak siguen siendo citados una y otra vez por estos mismos académicos de las ciencias sociales como si estuvieran valorando sus ideas, sin embargo, los utilizan más como meros discursos que les permite sustentar sus propias investigaciones para publicar libros, cayendo en lo que estos pensadores critican. Siguen utilizando al “subalterno” con fines de lucro. A través de las ciencias sociales se cosifica y se convierte en el objeto/producto de estudio dentro de un trabajo para publicar o presentar en conferencias en lugares en los que nunca estará presente este abstracto subalterno.

¿Qué tiene el subalterno que provoca tanto en el académico fetichista? Según apunta el proyecto que se autodenomina Latin American Subaltern Studies:

.It is the recognition of this role of the subaltern, how it curves, alters, modifies our life strategies of learning, understanding, and research, that underlies the doubts
besetting these traditional disciplinary and historiographic paradigms, para-
digms that are themselves related to the social projects of national, regional,
and international elites seeking to manage or control subject populations
and that bring in their wake the danger of filtering cultural hegemonies all
the way across the political spectrum, from the elites themselves to the epis-
temologies and discourses of revolutionary movements looking to subvert
their power in the name of the "people."

Estos textos resultan un tanto indignantes. Que si los del boom, que si los de Latin American Studies....yuck! Pero, ¿quién representa a quién? Este mismo grupo trae a colación lo del Boom en el siguiente pasaje:

The dissatisfaction with the Boom's male-centered strategy of "metafiction-
ality" leads to a new emphasis on the concrete, the personal, the "small
history," writing (or video work) by women, political prisoners, lumpen, and
gays, raising, in the process, questions of who represents whom.


Bueno, y ahora ¿quién se supone que es el subalterno latinoamericano?

. We need to access the vast (and mobile) array of the masses-
peasants, proletarians, the informal and formal sectors, the sub- and under-
employed, vendors, those outside or at the margin of the money economy,
lumpens and ex-lumpens of all sorts, children, the growing numbers of the
homeless ...

¿No sería mejor estudiar al académico de las ciencias sociales? Parece un espécimen más interesante.

who represents whom

By on March 31, 2011 Comments Off on who represents whom

 Spivak pregunta can the subaltern speak? ¿No sería buena idea que fuera el que siempre ha permanecido silenciado el que debería de tener la oportunidad de convertirse en sujeto con agencia y no seguir siendo el texto a analizar del académico? Es interesante ver cómo este último parece haber desarrollado una especie de fetichismo por el 'subalterno,' quien incluso se toma fotos junto con su “texto” de análisis para ponerlo en su página web. Foucault y Guha al igual que Spivak critican a las ciencias sociales por obstinarse en clasificar basándose en coneptualizaciones elitistas que se derivan de una ideología hegemónica. Ya decia Foucualt que no se trata de continuar con la polarización, es decir, de mostrar lo que está bien versus lo que está mal, sino de resaltar los atributos que muestre una especie de “anormalidad”. Esta anormalidad facilita la exclusión de lo que no cumple con la norma. Foucault, Guha, Spivak siguen siendo citados una y otra vez por estos mismos académicos de las ciencias sociales como si estuvieran valorando sus ideas, sin embargo, los utilizan más como meros discursos que les permite sustentar sus propias investigaciones para publicar libros, cayendo en lo que estos pensadores critican. Siguen utilizando al “subalterno” con fines de lucro. A través de las ciencias sociales se cosifica y se convierte en el objeto/producto de estudio dentro de un trabajo para publicar o presentar en conferencias en lugares en los que nunca estará presente este abstracto subalterno.

¿Qué tiene el subalterno que provoca tanto en el académico fetichista? Según apunta el proyecto que se autodenomina Latin American Subaltern Studies:

.It is the recognition of this role of the subaltern, how it curves, alters, modifies our life strategies of learning, understanding, and research, that underlies the doubts
besetting these traditional disciplinary and historiographic paradigms, para-
digms that are themselves related to the social projects of national, regional,
and international elites seeking to manage or control subject populations
and that bring in their wake the danger of filtering cultural hegemonies all
the way across the political spectrum, from the elites themselves to the epis-
temologies and discourses of revolutionary movements looking to subvert
their power in the name of the "people."

Estos textos resultan un tanto indignantes. Que si los del boom, que si los de Latin American Studies....yuck! Pero, ¿quién representa a quién? Este mismo grupo trae a colación lo del Boom en el siguiente pasaje:

The dissatisfaction with the Boom's male-centered strategy of "metafiction-
ality" leads to a new emphasis on the concrete, the personal, the "small
history," writing (or video work) by women, political prisoners, lumpen, and
gays, raising, in the process, questions of who represents whom.


Bueno, y ahora ¿quién se supone que es el subalterno latinoamericano?

. We need to access the vast (and mobile) array of the masses-
peasants, proletarians, the informal and formal sectors, the sub- and under-
employed, vendors, those outside or at the margin of the money economy,
lumpens and ex-lumpens of all sorts, children, the growing numbers of the
homeless ...

¿No sería mejor estudiar al académico de las ciencias sociales? Parece un espécimen más interesante.

sdm

By on March 31, 2011 Comments Off on sdm

A minor, but key moment in Gareth Williams´ text is when he states, and repeats, that “it is the job of the reader to take stock of, and, if interested, question and strive to advance”. I have underlined the “if interested” part because I believe that in this moment Williams´ is being sincere in letting us off the hook about taking a definitive position with respect to some of the things he has to say. One might very well not be interested in analyzing if John Beverely is right or wrong on deconstructionism and its diminishing of the subaltern´s place in history or if De la Campa is being deconstructive or merely romantic with the deconstructivism, or not, of Roberto González Echeverría. Truly, who gives a %$··))/%·”·. I would love to read those texts and am interested in culture, literature and thought, but honestly, am I supposed to fear that the world would have been worse off if it wasn´t for the left clinging on to the revolution or if it wasn´t for deconstructivists opening up our eyes to nothingness… I mean its pretty bad as it is and both the left and the smart people have been here this whole time, they and there anti-imperialistic, revolutionary or post modern stances are as much a part of the problem as capitalism. Heck, they are capitalistic, imperialistic, frivolous, dumb, and all the things they claim or the rest of the world claims they are not… or am I wrong? …. So yeah, although I´m interested in your fascinating essay, Mr. Gareth, I´m not really interested, at least not for now in questioning it or advancing…

Why not see Beverely´s or Rodríguez´s or Moreira´s comments on a random undergrad student´s mid term exam, for chrissakes, why not analyze that, huh? aren´t these people teachers or are they just ramblers? I mean, what are they saying to their students: “you latinamericanist of the future this and you son of garcía Márquez-juan rulfo-señor presidente that..”

Like my two year old says when we want to leave the playground unexpectedly cause we just realized we have to be somewhere else (we´re late or something): “LET ME WORK!”- it´s her version of “leave me alone”, “shut up, dude”, “chill out, bro”, “sit down, man”.

Or like Sergio in Memorias del Subdesarrollo says about Picasso, only different: easy to write about the importance of studying and thinking all things in terms of Latin America when you´ve got a decent job in Pittsburgh or New Haven or… or…Michigan.

 

He says:

“what are the chances of forging an intellectual network capable of transforming university discourse on Latin America, rigorously and irreversibly, and therefore of truly challenging a system of domination based on colonial and imperial reasons? Are we able to cease lagging behind in our thought and in the relation between thought, capital, and action? Can we transform Latin Americanist thought, from being a “panoptic search and capture of ‘positions, fixed points, identities’” (45), into a viable preparation for something other than the vociferous conformism of the contemporary cultural studies paradigm?”

 

I say (taking from the vociferous hip hop group DAS RACIST):

“Sit down, man.”

 


Can subaltern speak?

By on March 31, 2011 Comments Off on Can subaltern speak?

Los estudios sublaternos empezaron como un colectivo de estudios principalmente sobre el sur de Asia y el Tercer Mundo en general. Se basa en la relación de poder entre el occidente y los países termundistas. Asimismo, la cultura occidental impuso una forma de represión etnocéntrica  a través de la imposición los modelos de pensadores(incluso escritores) como Marx, Freud, Foucault…etc que dominaron y excluyeron a otros de otras partes del mundo. Se puede resumir este punto con la definición de Derrida del

Western metaphysics como:”the white man takes his own mythology, Indoeuropean  mythology, his own logos, that is, the mythos of this idiom, for the universal form of that he must still wish to call Reason”.

El pionero de los estudios subalternos es el historiador indio Ranajit Guha que habló sobre la India Colonial. Posteriormente, Spivak con sus textos desarolalba el mismo tema.

Es muy interesante cómo una disciplina que se hizo principalmente para la historia de India se extendió a otros campos y a otros países.

En el texto del founding statement se habla pinicplamente del proyecto de la aplicación de los estudios subalternos en el continente hispanoamericano. Al principio se menciona a Guha y su obra en la cual denuciaba la ausencia  de los insurgentes como sujetos de su propia historia por su incapacidad de crear una acción hegemónica y la dominación imperialista de la historiografía

Luego, se muestra que sí dicho proyecto es aplicable en América Latina pero también está presente el mismo dilema de la élite que domina la historiografía. Se arroja luz sobre la relación entre los estudios latinoamericanos y la conceptualización de la subalternidad mediante tres fases de 1960 hasta el tiempo de la publicación del texto. Las tres etapas citadas en el texto muestran los cambios que tuvieron lugar en América Latina entre ellas a Revolcuión Cubana y la introducción del Marxismo en el continente y el surgimiento de otras formas para combatir el modelo eurocetrista a través del arte, la literatura…etc

Creo que dicho proyecto es válido para muchas zonas del mundo, porque veo el imperialismo como un proceso palimpséstico. Por ejemplo ahora en Iraq y Afganistan donde la voz dominante es la del imperialista y no del colonizado.

Respondiendo a la pregunta de Spivak, digo que sí los sublalternos pueden hablar, pero¿serán eschuchados? ¿Se registrará en la historiografía los que dicen? ¿Algún día llegarán a ser sujetos de su propia historia?

De todos los textos que estudiamos lo subalterno apareció en sólo dos textos Nuestra America donde Martí incluyó a todas las razas de América Latina y la insubordinación de los signos donde Nelly Richard mencionó a los artistas silenciados que hablaron de los oprimidos en la época d ela dictadura chilena. Pero no hay niguna manera de comparar las obras de Martí y Richard, ya que el de Martí es un proyecto puramente hispanoamericano pero Ricard que asume hablar de Chile, empieza el libro con un homenaje a Benjamin. ¿Qué contradictoria, no? O¿tendrá que ver con la geografía porque por ejemplo los argentinos, los chilenos se sienten como diferentes?

Aquí adjunto dos vídeos uno sobre el imperialismo británico en Egipto y una parte de una película egipcía que se concetra sobre el mundo de los subalternos:


Aproximación etimológico-gramatical al Grupo de Estudios Subalternos Latinoamericanos

By on March 31, 2011 Comments Off on Aproximación etimológico-gramatical al Grupo de Estudios Subalternos Latinoamericanos

Parte I

Ante un texto como el “Manifiesto del Grupo de Estudios Subalternos Latinoamericanos”, consideramos que una aproximación etimológica, para descomponer los conceptos claves desde sus posibles raíces, y gramatical, al estudiar las interacciones de dichos conceptos dentro de un discurso, quizás nos permita aproximarnos de una forma cautelosa al laberinto epistemológico de dicho grupo.

Cultura: Dicho término puede provenir del prefijo griego kol (col-) que significa podar, y del que deviene el verbo latino colere, cultivar. Entonces, desde esta primera aproximación etimológica, ‘cultura’ remite más a la idea de recoger el producto que de sembrarlo. Así mismo, cultura es un concepto de una gran carga social, colectiva y telúrica. En el texto analizado una vez más cultura es la recolección de los frutos de las insurrecciones políticas y sociales. Estos intelectuales “podan” el suceso histórico y estudian sus consecuencias principalmente. Así se dan como hechos las “independencias” en el siglo XIX, la Revolución Mexicana, la Revolución Cubana, “La Nueva Izquierda en Los Estados Unidos, la Revolución Nicaragüense, los posestructuralismos, posmarxismos, posmodernismos entre otros, al posesionarse al fin de dichos eventos históricos e ideológicos. La cultura desde esta perspectiva no es una manifestación individualista, metafísica o abstracta, sino histórica, social, política y geográfica.  

Subalterno: Del prefijo latino sub- (por debajo), la raíz alter (otro) y el sufijo -ernus (demarcador temporal) o del sufijo aumentativo ous. Así ‘subalterno’ es el otro por debajo temporalmente ( si atendemos el primer sufijo), o el otro MUY por debajo (si atendemos al segundo sufijo), una tercera posibilidad integradora propondría: “El otro muy por debajo temporalmente”. Subalternidad remite a la idea de otredad que siempre es producto de la mirada enunciativa desde la distancia por un sujeto* externo y por lógica establece una dicotomía. Cabe mencionar que el sufijo sub- remite más a la idea de posicionamiento que a las cuestiones axiológicas.

Pueblo:



← Previous PageNext Page →